¡ah, qué raro!

…ideas como liebres…

dos canciones del putu amu

Se las dedico a Luis Palacios, que hace ya mucho tiempo me enseñó a apreciar a Bruce y a Los Secretos

Thunder Road y The River, de Bruce Springsteen (traducidas alegremente por Moncho, ni falta que hacía).

 

La carretera del trueno

La mosquitera se cierra de un portazo, el vestido de Mary se balancea

como una visión que baila a través del porche

mientras en la radio suena Roy Orbison, que canta a los solitarios

-¡Hey, soy yo, y te quiero sólo a ti!

No me envíes de vuelta a casa,

no podría con eso otra vez…

no te vuelvas corriendo, niña

sabes bien por qué estoy aquí…

Así que tienes miedo, y estás pensando

que quizás nunca volvamos a ser tan jóvenes

Muéstrame un poco de fe, la noche es mágica

no es que seas un cañón, pero oye, no estás nada mal

¡Oh, sabes que para mí esta bien!

Puedes retirate a tus cuarteles

para evaluar los daños,

hacer cruces con tus amantes,

y lanzar rosas al aire…

O malgastar tu verano, rezando en vano,

por un salvador que surja de estas calles…

Vale, yo no soy un héroe, eso está claro,

toda la redención que te puedo ofrecer está bajo este sucio capó,

pero aún nos queda una carta para ganar:

Escúchame, ¿qué otra cosa se puede hacer a estas horas

sino bajar la ventanilla del coche

y dejar que el viento juege con tu pelo?

Bien, la noche acaba de explotar

¡estas dos líneas nos llevarán a cualquier parte!

Sólo tenemos una oportunidad para hacerlo ocurrir,

para comprar unas alas con estas cuatro ruedas…

Sube al coche, Mary, el Cielo nos espera en esos caminos

¡Oh, oh, cógeme la mano

esta noche vamos a explorar la tierra prometida!

¡Oh, oh, oh carretera del trueno, oh carretera trueno!

Tumbada allá afuera, como un asesino al sol

¡Hey, ya sé que es tarde, pero podemos hacerla si corremos!

¡Uoo, oh, oh carretera del trueno! Siéntate bien, ponte cómoda, carretera trueno

Bien, esta es mi guitarra, y sé como hacerla hablar

y mi coche está allí atrás ¿estás lista para hacer esta travesía,

de tu porche delantero hasta mi asiento de atrás?

La puerta está abierta, pero el viaje no es gratis…

Y sé que estás esperando

las palabras que no he dicho;

¡esta noche seremos libres,

todas las promesas se romperán!

Y había fantasmas en los ojos

de todos los chicos que rechazaste,

que rondaban esta polvorienta pista

entre las viejas costillas de un quemado Chevrolet…

Por la noche gritaban tu nombre en la calle

con tu vestido de graduación hecho trizas a sus pies,

y en el solitario frío del atardecer

tu escuchabas rugir sus motores

pero cuando llegabas al porche, se habían ido

con la brisa; por eso, Mary, sube al coche,

este pueblo esta lleno de peredores,

¡yo me largo de aquí para ganar!

El río

Yo soy de abajo, en el valle

donde, señor, cuando uno es joven

te enseñan a hacer lo mismo,

justo lo que hacía tu padre

Mary y yo nos conocimos en la escuela

cuando ella tenía diecisiete

y nos largamos de este valle, donde los campos eran verdes…

Nos bajamos al río,

y en el río nos zambullimos

¡Oh, bajamos al río y lo montamos!

Entonces dejé a Mary embarazada

y eso fue todo,

y por mi diecinueve cumpleaños tuve un carnet del sindicato y un abrigo de bodas

Bajamos al juzgado

y el juez arregló los papeles,

ni sonrisas de boda, ni paseillo al altar,

ni flores, ni vestido de novia.

Aquella noche nos bajamos al río,

y nos bañamos en él

¡Oh, abajo en el río que habíamos montado!

Ahora trabajo en la construcción

para la compañía Johnstown,

pero últimamente no hay mucho curro

a cuenta de la economía…

Ahora, todas esas cosas que parecían taaan importantes,

señor, se han esfumado en el aire.

Yo actúo como si no me acordase,

Mary hace como que no le importa…

Pero me acuerdo de los dos, en el coche de mi hermano

su cuerpo mojado y moreno, abajo en la presa del río

Por la noche, entre sus brazos, yo me quedaba despierto

y la apretaba contra mí para sentirla respirar

Ahora esos recuerdos vienen de cacería…

y me cazan como una maldición

Es un sueño, una mentira, si no se hace realidad,

o acaso algo peor

Lo que me conduce hasta el río,

aunque sé que el río está seco,

lo que me lleva hasta el río esta noche.

Bajamos al río

mi chica y yo,

abajo, hasta el río que montamos.

 

 

 

 

(A Inés y a mí también nos gusta esta otra versión de Thunder Road, a dúo con Melissa Etheridge)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16 de agosto de 2015 por en absolute begginners y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: