¡ah, qué raro!

…ideas como liebres…

el soldado del futuro

ya está aquí
el soldado del futuro

tiene un traje que es la leche
hecho de piezas cerámicas
antibalas

cuando hay frío, el traje del soldado del futuro
le da calor
si hace calor lo enfría
es muy cómodo ser un soldado del futuro

el traje también es práctico
verás, deja que te cuente,
el soldado del futuro puede detectar a sus enemigos por el calor que desprenden,
por eso su traje, cuando va a ser detectado,
se enfría por fuera, y así se hace invisible
a las cámaras térmicas

es pura tecnología, tiene mucha información
el soldado del futuro

en sus gafas, los enemigos aparecen solos
ni siquiera tiene que apuntar, las armas ya saben a dónde disparan
y acierta siempre
nuestro soldado
del futuro

prunus

 

 

 

 

 

 

 

y la música, es para concentrarse mejor
en la guerra
cuando no recibe órdenes de sus superiores
al soldado se le permite escuchar
sus obras preferidas

unos prefieren metallica,
otros red hot chilli pepers,
otros wagner, otros mozart,
y otros extremoduro,
o carlos núñez

pero aquel día, la tecnología
de precisión nanométrica
tuvo un pequeño error…
la música de nuestro soldado se atropellaba a si misma
se atascaba
y mientras mataba a tres o cuatro enemigos
del futuro
nuestro soldado tomó una decisión que le fastidiaba un poco
¡apagarla!

no estaba cómodo
¡no estoy cómodo! se dijo
mientras disparaba su ametralladora del futuro
la que apuntaba sola
para matar mejor, con más precisión
y casi sin esfuerzo

¡no estoy cómodo! se repitió a si mismo
y a falta de su estribillo
favorito
éste se le incrustó en el ánimo
aquel día

no le subió la temperatura, pues el traje detectó
que sudaba
y no se lo permitió
dejando correr una suave brisa
entre las piezas de cerámica y su cuerpo
de carne
del futuro

¡este malido traje cuesta un millón de dólares!
¡no me puede fallar, no precisamente ahora!
y en ese instante
comenzó a sonar la música

todo iba bien, como siempre
aquel día

¿para qué estoy aquí?
se dijo
nuestro soldado

– en realidad no soy necesario,
mi traje vale más que yo,
mis armas
ellas hacen el trabajo
ellas apuntan solas
buscan a los enemigos, los encuentran, y los matan
ellas solas –

– y estas piezas de cerámica
blancas
que me protegen, ahora mismo, en el futuro –

¿para qué estoy aquí?
¿para qué estoy yo aquí, dentro de este traje
matando
a otros soldados del futuro?

– para morir – comprendió
y era tarde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 4 de noviembre de 2014 por en ah qué raro y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: