¡ah, qué raro!

…ideas como liebres…

el verbo del señor ministro

Medio en broma, medio en serio, le dije a un amigo comentando el caso: yo soy español, y estoy orgulloso de serlo, pero si alguien me dice que quiere “españolizar” a mis hijos le doy un par de bofetadas.

Pero ahora me lo he pensado mejor, y creo que la broma se ha terminado. Porque el que pretende hacerlo es ni mas ni menos que el ministro de educación de mi pais. De educación y cultura.

La palabra es fea de narices, y no significa nada. NADA. Está muy bien para un partido de fútbol, sobre todo si juega la selección. Pero ¿cómo dar carácter español a los niños que ya son españoles? ¿Qué es exactamente lo que quiere decir eso?

Wert es nacionalista, según sus propias palabras. Y el nacionalismo es arbitrario, es un dogma que hace depender tu carácter del lugar en el que has nacido, algo así como una especie de astrología que depende del lugar de nacimiento, más que del momento concreto en el que venimos al mundo…

Y  yo no quiero eso para mis hijos, y como hoy estoy de ánimo charlatán le voy a decir al ministro lo que espero de él, lo que espero que mi país haga con el precioso tiempo en el que le presto a mis hijos (obligatoriamente, que nadie se olvide) para que me los “eduquen“:

-Yo quiero que les enseñen a pensar por si mismos, que les muestren cómo descubrir lo que realmente son para poder decidir, por si mismos, lo que quieren ser.

-Yo quiero que respeten su carácter. No, no lo quiero, ¡lo exijo!

-Que aprendan a reconocer lo arbitrario para no caer en él

-Que se escapen de la mediocridad que inunda el sistema educativo español.

-Quiero, en suma, que por favor, por favor, por favor, ALGÚN RESPONSABLE POLÍTICO SE TOME DE UNA PUÑETERA VEZ EN SERIO EL GRAVISIMO PROBLEMA DE LA EDUCACION EN ESPAÑA. Por favor, por favor, por favor, ¿ES MUCHO PEDIR QUE EL MINISTRO DE EDUCACIÓN SEA UN EDUCADOR Y NO UN TERTULIANO?

Y otra cosa más, estoy hasta las narices de que los nacionalistas de uno u otro signo se preocupen por la educación de mis hijos. Así que, si por mi fuera, a este señor le regalaría un abono permanente para el palco del Bernabeu, y después cerraría el palco con llave y la tiraría al Mar Cantábrico, a ver si se la come un atún.

¿A que a mi también se me entiende?

Anuncios

2 comentarios el “el verbo del señor ministro

  1. Paco Pastor
    31 de octubre de 2012

    Comparto al 100% tu reflexión, la educación está para que los niños se desarrollen y lleguen a ser adultos responsables. La escuela no es para españolizar o catalanizar sino para “personizar”, ayudar a sacar la PERSONA que cada niño lleva dentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14 de octubre de 2012 por en sentimientos y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: