¡ah, qué raro!

…ideas como liebres…

qué nos jugamos con wikileaks

La historia con wikileaks corre deprisa. Hace bien poco, publiqué en este blog un post bastante inocente sobre esta web, dirigida por Julian Assange, tras ver en las conferencias TED una entrevista a su fundador. Desde entonces hasta hoy han pasado muchas cosas.

En aquella entrevista se daba un dato demoledor: el portal de Internet había publicado en un año más documentos secretos que toda la prensa mundial junta. Assange se jactaba, no sin razón, que sus compañeros de la prensa estaban haciendo “un trabajo muy malo”. Aquello debió sentar muy mal a mucha gente.

Poco después, Julian fue acusado de violación por dos mujeres en Suecia, el país cuyas leyes, estrictamente exigentes y defensoras de la libertad de prensa, habían hecho que este activista lo eligiese para alojar los servidores de su ya célebre web de filtraciones. Dos mujeres, no bastaba con una.

Él se está defendiendo legalmente, acusa a la CIA de montar todo el asunto sólo para desprestigiar sus filtraciones. Desde entonces, la prensa lo presenta como un hombre de dudosa reputación. Todas las filtraciones, cuando son comentadas, se acompañan de dudas sobre el personaje en cuestión, sobre su modo de conseguir la información y sobre sus verdaderas intenciones. En otras palabras, se ha conseguido, en parte, desprestigiar al personaje, y de paso neutralizar, en cierta medida, su trabajo.

Hace cerca de un mes, el New York Times lo presentaba, en una entrevista en Londres, como un hombre acorralado.

Pero Julien contraataca, es su estilo. En estos meses está filtrando una gran cantidad de informes de los gobiernos occidentales. Hace un mes fue el de Gordon Brown, ayer mismo el de Obama. No es tan importante el contenido de las filtraciones como el propio hecho de que se produzcan, dejando en evidencia la seguridad del gobierno más poderoso del mundo.

Poco antes de que se produjesen las filtraciones, el gobierno de Obama amenazó diciendo que éstas, de producirse, serían una gran amenaza contra la seguridad nacional. Los servidores de wikileaks se colapsaron por un ataque informático de denegación de servicio.

Entonces, wikileaks contraatacó filtrando los cables directamente a cinco grandes periódicos, entre ellos El País y el New York Times, por primera vez haciéndolo antes de publicarlos en su web. El resultado es el que estamos viendo estos días.

A mí este asunto me está sirviendo para tomarles la medida a los medios que leo y escucho, a los tertulianos y a los directores de los programas. Su postura ante las filtraciones, si contribuyen o no a la caza del hombre. De qué lado se ponen, de los gobiernos o de las personas. Si buscan que reaccione de alguna manera, o bien si muestran respeto (los menos) al profesional que se juega el tipo para que conozcamos lo que los poderosos quieren ocultar.

¿Qué nos jugamos con wikileaks? Es muy simple, algo parecido a la libertad.

Creo que Assange ya se habrá arrepentido de aquella entrevista, en la que se expuso tanto. De lo que seguro que no se arrepiente es de publicar la verdad, por incómoda que esta sea.

Anuncios

3 comentarios el “qué nos jugamos con wikileaks

  1. Anonymous
    30 de noviembre de 2010

    No sé, Moncho. A mí todo este asunto me huele a cuerno quemado. Por decirlo de otra manera, creo que si las filtraciones no provienen del propio gobierno norteamericano, entonces son producto de los republicanos para fastidiar a Obama. Pero, en mi opinión, todo el embrollo surge de los mismos Estados Unidos.

  2. moncho
    30 de noviembre de 2010

    Es posible, en esto del espionaje siempre hay que pensar mal, y nunca sabes qué se pretende con cada acción. Es muy resbaladizo. Pero el dato real es que wikileaks estaba consiguiendo sacar a la luz más información secreta que toda la prensa, lo que es muy significativo.Ora cosa cierta es que el tal Assange es un hombre perseguido, sobretodo desde que se metió con el gobierno de los Estados Unidos, sacando a la luz filtraciones sobre la guerra de Irak. Sólo hay que ver fotografías suyas antes y después. Busca esa que te digo en el New York Times de hace un mes y lo podrás comprobar.Últimamente wikileaks se está apoyando bastante en la prensa tradicional, supongo que para cubrirse un poco legalmente, no sé.Ahora, siempre que te filtran algo te pueden estar metiendo un gol, eso es evidente. Creo que lo que tú dices y lo que yo veo son cosas complementarias, una no quita la otra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 29 de noviembre de 2010 por en Sin categoría y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: