¡ah, qué raro!

…ideas como liebres…

principiantes dos

Dos eran dos, y ya son muchos, que empezaban a hacer algo nuevo. No sabían lo que les esperaba al doblar la esquina, y se sentían bien: no tenían miedo. Una cosa les unía, cuatro cuerdas y un puente de madera. Dos eran dos, no sabían nada.

Canciones sin decir, eso me espero. Paciencia, fuerza, suavidad. Repetir los pasos dados muchas veces.

Dedico esta canción a quién yo sé, por eso que los dos sabemos. Soy nuevo aquí, me gusta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 de octubre de 2010 por en absolute begginners y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: