¡ah, qué raro!

…ideas como liebres…

ideas para una crisis

Crisis significa cambio, lo sé, me repito más que el ajo, pero es así. Y ahora estamos viviendo una de ésas, y bien gorda. Al principio, la notas porque parece que el mundo se ha quedado parado. Tras los primeros síntomas, miedo hace que todo se encalle. No hay proyectos. Todos quieren quedarse dónde están. La desconfianza ahonda el problema. Se está preparando un gran cambio.

Yo lo veo como una colonia de hongos sobre la hoja de un árbol. Eso es la economía. Al principio, llegan unas pocas células y se ponen a comer. Es el paraíso, comida por todas partes. Crecen, se organizan, se reproducen a toda velocidad. Están encantadas de estar ahí. Pero un buen día la hoja se acaba. Pánico, sálvese quién pueda, es el momento de saltar. Se necesitan ideas.

Que no te engañen. Nos contaron que todo empezó cuando los bancos en Estados Unidos comenzaron a regalar las hipotecas a indigentes. La historia es buena, y está muy bien contada. Quizás hasta sea cierta… ¿Pero por qué hicieron eso? Es lo que no se pregunta nadie, nadie lo explica bien, y en el fondo es la clave de todo. Yo creo que la respuesta es sencilla, ¿por qué invertir en nada?, pues porque no hay nada más. Porque la hoja se acaba, chicos, y el dinero está barato, que hay que moverlo mucho para que parezca que hay más y que no cunda el pánico.

En fin, este es mi análisis, a toro pasado. ¿Qué está pasando entonces? ¿Qué está cambiando en realidad? Creo que la respuesta la tienes delante de ti, en tu ordenador. Si ves esto, es que estás conectado a Internet, ¿o debería decir cibernet? El mundo se ha dotado a sí mismo de un nuevo sistema nervioso, la inteligencia se ha deslocalizado. Esto es como decir que Occidente ha perdido su razón de ser, ha muerto de éxito. Se ha expandido, finalmente, por todo el globo. Entonces, ¿por qué mantener por más tiempo los artificiales privilegios de Norteamérica y de la Vieja Europa? La realidad está llamando a nuestra puerta. Asia, Brasil, los países emergentes, y por otra parte los productores de petróleo. Nos van a comer las papas, porque ya no nos necesitan.

El cambio será bueno si va hacia un mundo más justo, pero no veo claro que tenga que ser así. Cibernet es la esperanza de los ciudadanos frente a los grupos de poder, por eso quieren controlar la red. La red sirve, sobre todo, para sincronizar. Los mensajes se repiten a través de blogs, redes sociales y páginas web. Nos copiamos unos a otros hasta el infinito, lo que hace que las ideas cobren vida propia. Superan los límites del espacio, para entrar de lleno en la dimensión temporal. Empiezo a creer que la deslocalización espacial es la clave del sentido temporal. En el sistema nervioso también. Cibernet creando su propio tiempo.

Ha llegado un momento en el que ya no podemos seguir parados. A estas alturas de la crisis ya debes saber si puedes quedarte dónde estabas, poco probable, o bien si eres de los que tiene que moverse. Consejo, si tienes que saltar, salta. Es la idea número uno.

Más. ¿Qué tiene que cambiar? Pues tenemos más viviendas vacías que nunca, y las tenemos más caras que nunca, y más desordenadas que nunca. Ordenar el territorio, no estaría mal.

Al fin y al cabo, el dinero sólo son números. Cuando alguien vende algo, y otro se lo compra, el dinero fluye. No se crea ni se destruye, sólo cambia de manos. Consejo número dos, si no vendes, baja el precio. Ya sé que es de cajón pero parece que los vendedores de pisos aún no se han enterado…

Otra más. Aunque parezca mentira, es el tiempo de la política. Decir esto en España parece un chiste. Pero si todo ha de cambiar es necesario que la política haga su juego, aunque esperamos que los jugadores cambien, por el bien de todos. Si tienes ideas en este sentido, lánzate al ruedo, te necesitamos.

Aún me queda otra, simplificar las leyes. Todo el mundo quiere hacer leyes, el BOE sale todos los días, llenando el país de leyes ininterrumpidamente desde hace ya mucho tiempo. Además, todas las comunidades autónomas, cada ayuntamiento, las comunidades de vecinos, ufffff… Yo propondría sólo una ley, que por cada ley nueva que se dicte se hagan desaparecer tres viejas. No necesitamos más normas, nos conviene deshacernos de la mayoría, y quedarnos con lo esencial.

Y si simplificamos las normas, podríamos también darle una vueltecita a las estructuras administrativas. Fundir ayuntamientos, eliminar las provincias, coordinar las distintas administraciones. No necesitamos diecisiete ministros de educación, ¿a que no?

Y por último, pasa de tu nación. Si eres catalán, español, gallego o vasco, quítate la ropa, conéctate a Internet y lucha por tus derechos. Que no te engañen más.

Por hoy ya basta, si se me ocurre algo más os lo cuento.

Anuncios

2 comentarios el “ideas para una crisis

  1. jadqs
    1 de julio de 2010

    joé Moncho!Tendrían que leerte muchos de los que mueven los hilos de la política y de la economía.Fuente de sabiduría!Cuando se explica sencillo todo el mundo lo entiende!Me quito el sombrero con tus reflexiones (como casi siempre).Tendrías que publicar algo, sin duda!Por lo que a mi respecta, seguiré tus consejos!Un saludo!

  2. Anonymous
    1 de julio de 2010

    Cuanta razón tienes…Como siempre. Y además (lo de simplificar las leyes haría mi trabajo mucho más fácil)..Un abrazo fuerte,Forgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30 de junio de 2010 por en ah qué raro y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: