¡ah, qué raro!

…ideas como liebres…

la fuente de los deseos


Oculta en la espesura del bosque, nadie la ha visto jamás. Es discreta, tímida.

La conocemos porque bebemos su agua, un pequeño riachuelo que llega cantando una hermosa canción de olvido…

Dicen que es magia pura. Si te abandonas a ella, poco a poco, te conviertes en un animal. De hecho la rivera está llena de bestias de todas las clases, parecen muy felices mientras beben…

Un rey gitano, al que todos llamaban Halcón Volador, llegó un día a la orilla muerto de sed. Tras varios días bebiendo se transformó en ruiseñor…

Sé que no debo beber demasiado, que es peligroso. Sólo un trago, sólo uno más por hoy. Si no lo hago moriré…

Una noche de luna, hace ya algún tiempo, me adentré en el bosque para encontrar la fuente. Las golondrinas bailaban sobre el río, y sin dejar de volar bajaban a picotear la superficie. Al verlas pensé que buscaban el reflejo de una estrella, tomándolo por una luciérnaga. Pero sólo bebían…

Me guié al principio por su canto, después por el reflejo de la luna. Cuando se cerró la selva, y una catedral de ramas me impedía ver la bóveda del cielo, aún había muchos animales, pequeños seres calientes y peludos que abrevaban en la orilla, en un leve instante de felicidad, para esconderse luego en su madriguera…

Me perdí, y aún no se cómo logré salir de allí. Justo antes de hacerlo me pareció ver a un gran ciervo que se estaba convirtiendo en árbol. Ya no se oía la melodía del río, y el suelo estaba tan húmedo que mis pies se hundían en él a cada paso que daba. Podía sentir la sed de los sauces, de los robles y de los pinos, y se escuchaba un sordo rumor de gargantas vegetales, de raíces creciendo bajo la tierra. El ciervo estaba allí, las patas hundidas hasta las rodillas, inmóvil, mirando al cielo…

Me pareció que el bosque estaba vivo, que tenía conciencia, y que por alguna extraña razón me comprendía…

Los sabios hablan mucho sobre la fuente. Discuten… En asambleas, reunidos por la noche alrededor del fuego, especulan sobre su origen, sobre el lugar exacto de su nacimiento, y sobre su función…

Particularmente extraño es el sabor, o mejor dicho, el constante cambio de sabores que experimenta el agua del río. Algunos lo atribuyen al suelo por el que pasa, otros a los animales que abrevan, a los árboles de la orilla e incluso al ánimo de las personas que beben. Nadie, nunca, que haya bebido dos veces ha sentido lo mismo…

No hay acuerdo en las descripciones, tampoco en las causas. Algunos dicen que la fuente proviene Dios, otros que la Fuente es el mismo Dios, e incluso nos han prohibido nombrarla…

Pero yo no les creo: a veces su color es oscuro, turbio, y su sabor terrible. Otras veces la claridad del agua es tal que apenas se verían sus ondas si no fuese por el reflejo de las nubes, y los peces parecen estar flotando en el aire. No creo que sea cosa de Dios, el viejo no puede jugar así…

Hay quien huye de ella, pero es inútil. Muchos escaparon en dirección al desierto, allá donde el río se seca. Prometieron a sus familias que regresarían, cuando hubiesen encontrado el camino hacia la Ciudadela. Sus madres aún les esperan, pero yo se que están muertos. No hay nadie vivo, lejos de aquí.

Así que me he construido una casa, una cabaña de palos, aquí al lado del río. Justo en el lugar donde se acaban los campos, lindando con la espesura. Y cada día bebo un poco de agua, del agua que brota de la fuente de los deseos…

Me pregunto de qué color será hoy. Si será turbia o por el contrario clara. Si su canción me hablará de amor o de guerra, de celos, de odio o de cariño. Me pregunto si sabrá a olvido, a placer o a tierra seca. Si olerá a huevos podridos, o a rosas, o a naranjas…

Qué difícil es ser hombre en esta tierra maldita.

Anuncios

2 comentarios el “la fuente de los deseos

  1. José Luis Galiano
    1 de diciembre de 2009

    No me engañes, Moncho. Tú has encontrado esa fuente, has bebido su agua y te has convertido en un buen escritor.

  2. moncho
    1 de diciembre de 2009

    Gracias José Luis, ese era mi deseo ayer. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 29 de noviembre de 2009 por en ah qué raro y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: