¡ah, qué raro!

…ideas como liebres…

triste rareza

Triste rareza, intermitente calla,
inútil pensamiento silenciado
cuando la vida, el tiempo, o un mal hado
imponen el silencio en la pantalla.

Bullicio que en la frente no se encalla,
ideas, como lanzas al costado,
el instante en que viven se ha marchado,
cenizas con esquirla de metralla.

Desánimo en la ausencia de palabras,
de amigos que no dejan más su huella,
resonancias impresas con descaro.

Tristeza, al fin, irónica y macabra,
de un vate que persigue a una centella
gritando ¡ah, que raro! ¡ah, que raro!

Anuncios

2 comentarios el “triste rareza

  1. margarita
    20 de septiembre de 2009

    pobrecito blog,le estabas haciendo poco caso,es cierto. pero un verso de once sílabas no siempre encaja. hoy abrí el cajón y encontré algo raro.

  2. jose antonio
    21 de septiembre de 2009

    bonito soneto!un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18 de septiembre de 2009 por en ah qué raro, ¿por qué? y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: