¡ah, qué raro!

…ideas como liebres…

la gripe del pato donald

El ambiente está muy tenso dentro del ascensor. El Pato Donald no ha abierto el pico durante todo el trayecto, desde que se subió en el apracamiento de la planta menos siete, y ya van por la mitad del edificio. El indicador luminoso marca el piso ochenta y cuatro, con sus fríos números de una cibernética y algo fantasmal luz azulada.

En el menos dos se han subido, como cada mañana, tres tipos extraños y algo sospechosos vestidos con antifaz y traje de rayas, blancas y negras. Miran al pato con cierto temor, aunque da la impresión de que llevan ganas de decirle algo. Pero la mirada fiera de Donald no les da ninguna oportunidad. Al fin, uno de ellos estornuda, llenando el habitáculo con un leve aerosol de moco, saliva y partículas de virus, que flotan imperceptibles por el microcosmos artificial del aparato elevador.

El hombre del antifaz aprovecha entonces su oportunidad

-Ehm, disculpe jefe…

-Estimado Apandador- comienza a decir el pato…

-Ahora nos llaman Asesores Científicos, jefe- Le interrumpe el segundo, que es el que había estornudado

-Está bien, está bien- continúa Donald- queridísimo y estimado Asesor Científico número Uno, ¿querría usted hacer el favor de CjjjjALLLLAAAAARSjjEEEEEEEEEjjjjj?!!!!!!!! – A lo que sigue una tos ronca, un gruñido y un sonido característico, largo y plagado de jotas.

El Apanda.. estoo, el Asesor Científico número Uno se ha vuelto blanco de pánico. Viene en su ayuda el número dos

– Pero jefe, él no tiene la culpa de que la gripe del pato no haya sido más que un bluff, ni de que las acciones bajen ahora en picado. Al fin y al cabo ¿quién iba a saber que el virus no se transmitiría entre humanos? Todos pensaban que iba a mutar…- Una mirada furibunda le hace saber que ha metido el dedo en la llaga.

Silencio.

A número Uno le ha entrado la flojera y se ha caído al suelo de culo. Número Dos está sudando tinta. La luz azulada marca el piso ciento vieinticinco. Queda poco tiempo.

Número Tres se arma de valor – Jefe, también está lo del artículo 77…-

Donald hace una mueca – ¿Artículo 77?¿Qué artículo es ese?

-Revista Science, octubre del 2005, el equipo de Tumpey reconstruyó con éxito el virus de la gripe española, que mató de 20 a 50 millones de personas en 1918. El genoma del virus se obtuvo a partir de los restos congelados de una esquimal que murió de gripe y fue enterrada en el permafrost en noviembre de 1918-

El pato se va animando

-¿Podemos repetirlo?-

-En el laboratorio dicen que sí-

-¿Y el Timoflú? ¿Es efectivo contra el virus?-

-Podemos probarlo-

Los ojos de Donald se transforman de repente. Sus pupilas adquieren una forma muy especial, heredada al parecer de su tío Gilito. Los otros dos asesores parecen recuperados.

-¿Qué hacemos, jefe?

El ascensor se detiene en la planta ciento cuarenta y cinco. Donald sonríe.

-Tenemos el medicamento y tenemos la Influencia. Ahora sólo hay que recoger el dinero.

NOTAS:

IMAGEN de Trevor Carlton

Esto es una ficción, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

Cita de Wikipedia:

El origen de la infección es una variante de la cepa H1N1, con material genético proveniente de una cepa aviaria, dos cepas porcinas y una humana…

Anuncios

2 comentarios el “la gripe del pato donald

  1. jose antonio
    7 de agosto de 2009

    es muy bueno moncho!no me extrañaría nada que no diste mucho de la realidad!por cierto, pásate por mi miniblog cuando te aburras!(http://jadqs.blogspot.com/)un abrazo

  2. moncho
    10 de agosto de 2009

    Gracias, me aburro ahora mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 5 de agosto de 2009 por en Sin categoría y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: