¡ah, qué raro!

…ideas como liebres…

la escuela de la fantasía

La calle La Palma, en Madrid, tiene algo mágico. Hace dos días, esperando a Juan (cuánto tarda a veces, el tío) entré en una tienda algo libertaria que hay por allí. Entre objetos de artesanía andina, semillas de no sé qué y folletos antiglobalización, encontré un libro con un título prometedor, La Escuela de la Fantasía, de Gianni Rodari. Con un título así, no pude evitar comprarlo, y he de decir que ha merecido la pena.

Escribe Rodari:

“Pero yo, como padre de familia, necesito otra cosa. Llevo tiempo preguntándomelo, en un mundo que empeora, en una sociedad como la nuestra, que se degrada día a día, y ocultarlo sería ingenuidad o delito. Se respira un aire que adormece, lleno de bacilos que corrompen. La tendencia de cada uno a cavarse -en esta realidad reblandecida, inestable y desorientadora- un pequeño nicho de quietud personal, está difundida como una epidemia(…)”
“El automóvil, el televisor, el refrigerador, la lavadora y el tocadiscos son ídolos ahora más venerados y obedecidos que cualquier otro en la historia de las religiones. Devenimos mezquinos sin darnos cuenta,(…)”

Estas palabras me recuerdan a una canción de la época, que os pongo aquí mismo.

El título del libro hace referencia a su obra teórica La Geometría de la Fantasía, y se trata de una recopilación de escritos publicados acerca del mismo. Rodari es pedagogo, escritor de cuentos infantiles, maestro y político. Pero sobre todo es un hombre apasionado, y eso se nota mucho. Apasionado por los niños, por su trabajo, y por la libertad. En esta época en la que se reclama por todas partes mayor autoridad para los educadores, sus palabras suenan como un fogonazo, alertándonos de los peligros de una educación rígida, castradora de la creatividad y del espíritu crítico.

Yo me quedo con su elogio de la fantasía infantil, con sus dudas, con el reclamo de una educación apasionada, que huya de la mediocridad que todo lo impregna, que no se resigne. Me quedo con el respeto a los niños, a su creatividad, a su inteligencia y a su libertad de elección. Con su llamada a una educación solidaria.

El primer ensayo del libro se titula Educación y Pasión. En él escribió estas palabras:

“No podría pedir más de la escuela. Me basta con que pueda enseñar al niño a mirar y a criticar al mundo sin prejuicios y sin miedo”

Me quito el sombrero.

Anuncios

3 comentarios el “la escuela de la fantasía

  1. Juanjo
    13 de julio de 2009

    Me gusta mucho tu blog Moncho. Volveré por aquí. Gracias por tu visita y por el comentario. Un saludo.

  2. moncho
    13 de julio de 2009

    Gracias a ti, me encantan los comentarios. Saludos.

  3. er jose
    14 de julio de 2009

    interesante!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11 de julio de 2009 por en ah qué raro y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: