¡ah, qué raro!

…ideas como liebres…

la suerte

No existe lo que no se ve, decía mi agüela, pero si no se la ve al menos sí se le escucha. Nunca supe lo que quería decir.

Aquel día estaba muy cansado, y no podía dormir. Llevaba algún tiempo ocupado con pensamientos circulares, acerca de lo mal que había hecho no sé que cosas, y la habitación olía bastante a cerrado. Era un lunes por la tarde, pero parecía un lunes por la tarde de invierno, con la luz apagada y las cortinas echadas, en dónde no te apetece ni salir, ni entrar, ni quedarte en el sitio. No me dolía la cabeza porque no tenía.

La suerte vino a ayudarme, me empujó. Me quedé dormido. Soñé con un caballero que me invitaba a una fiesta, me halagaba y jugábamos a las cartas. Algo gané y algo perdí, la verdad es que no lo recuerdo. Me desperté contento, y con la mente limpia. Y ahora respiro con facilidad, ya no me acuerdo de lo que hice mal, ya no me importa. Es primavera y sopla el viento. Si cambian las cosas saldremos volando, y ya no tocaremos el suelo. Los demás nos mirarán, pero sus dardos pasarán bien lejos.

Suerte, amigo.

Anuncios

3 comentarios el “la suerte

  1. Anonymous
    2 de junio de 2009

    Gracias, Moncho. Igualmente….

  2. Anonymous
    2 de junio de 2009

    Perdón, volvía a ser yo (siempre se me pasa lo de la firma).Forgo.

  3. ángela
    2 de junio de 2009

    a mí la primavera me revuelve bastante y el viento también.el otoño es bonito y el verano imprescindible.con tu permiso,te voy a coger un trozo de suerte riquísima que me apetece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 1 de junio de 2009 por en ah qué raro y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: